Diferencia entre un procesador y la ram

 Computer engineer sitting at desk smiling at camera in his office

En simple analogía, se puede comparar al microprocesador con un oficinista, y a la ram, con el escritorio en el cual éste hombre trabaja. El oficinista puede ser muy hábil e inteligente, medianamente inteligente, más o menos mediocre… según sea su inteligencia, mejor y más rápido trabajará, y sabrá hacer muchas cosas.

Bueno, con la computadora pasa lo mismo, cuanto más potente y veloz sea el microprocesador, mejor irá el sistema, podrá ejecutar cálculos complejos, trabajar con gráficos de alta resolución, etc.; ahora bien, si el oficinista tiene un escritorio normal, podrá trabajar en él… si tiene un escritorio chico, trabajará pero más incómodo, tendrá que dar más vueltas, acomodar mejor las cosas a cada rato, tardará más… le costará moverse con soltura, verdad..? y si su escritorio es grande y espacioso..? todo lo contrario..! trabajará con más cosas sobre la mesa, se equivocará menos, tendrá más libertad para atender más cosas a la vez… pues con la computadora pasa lo mismo; cuanta más memoria ram tenga, más y mejor trabajará el microprocesador, tendrá más lugar para desarrollar sus tareas, y ganará velocidad.

Encontrar el balance perfecto entre el procesador y la memoria ram es cuestión de para qué se va a usar el sistema; un procesador de mediana capacidad, es similar a un oficinista promedio, con un amplio escritorio para poner sus cosas: un buen equipo, con buenas capacidades, y con amplio espacio para ejecutar gran variedad de tareas;….en el otro extremo de la comparación, si el oficinista es un ingeniero calificado con las mejores referencias, obviamente debe contar con el mejor y más amplio de los escritorios, para mostrar su valor, verdad..? si cuentas con un procesador de última generación, para ver bien sus resultados debes contar con mucha cantidad de memoria, para apreciar la velocidad y la agilidad del sistema en conjunto.

Suelo usar esta analogía -la del oficinista- por que es fácil de comprender, y pone bien claro que la ram, y el procesador, no tienen nada que ver… pero sí o sí, deben trabajar juntos, y que el rendimiento de uno, depende del otro, tal como el oficinista necesita un buen escritorio.

Comparte en tus redesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *